Una historia que merece ser contada

Una historia que merece ser contada

José en cuanto comió el primer día que llego a la aldea

Hoy nos gustaría contaros una historia, la historia de este niño: José. En este caso, el relato tiene nombre propio pero, sin duda,  podría ser la historia triste de miles de niños que están Angola y en muchos otros lugares del planeta.

José llegó a Camizungo en brazos de una mujer desesperada. Lloraba con pocas fuerzas pero sin parar. Su madre había muerto a los pocos meses de nacer y ahora estaba a cargo de su abuela. Una abuela sin nada, absolutamente nada, para alimentarlo y cuidarlo. En ese momento José tenía un año y tres meses y pesaba solo tres kilos: un pajarito débil, sin fuerzas para mantenerse sentado y mucho menos en pie. Estaba totalmente desnutrido. Con nuestra ONG compañera de Angola, ONG Atos y su equipo comenzamos a cuidar de José. Con alimentos básicos para la familia y medicamentos, en poco tiempo empezó a mejorar y a estar más gordito y sonriente.

José con su abuela

Aunque parecía que todo iba genial, la desnutrición deja una huella profunda en los pequeños que la sufren. José tiene ahora dos años y sigue sin caminar ni gatear. Tampoco tiene intención comunicativa y su desarrollo no es como el de un niño de su edad. Conseguimos que un médico le visitara e hiciera un estudio en profundidad y los resultados no han sido buenos. Su madre le había dado el pecho antes de morir contagiándole la tuberculosis y a consecuencia de su desnutrición, su movilidad y desarrollo se han reducido enormemente.

José en el centro médico de Camizungo, siendo atendido por un fisioterapeuta infantil

La abuela de José aprendiendo algunos ejercicios para recuperar la movilidad del pequeño

 

Es difícil adivinar su futuro.

No sabemos ahora si José podrá caminar algún día, correr con sus amigos o ser capaz de aprender al ritmo de sus compañeros. Desconocemos si podrá tener la vida que cualquiera querría para sus hijos, sobrinos o nietos. De lo que sí tenemos certeza es de que vamos a seguir luchando para que cada día haya menos casos como el de José. Angola es un lugar lleno de niños maravillosos como este pequeño del que hoy te hablamos. No es justo.

Ayúdanos a hacer de este mundo, un lugar más bonito y  solidario, “un mundo más Orenda”. Ayúdanos a que no tengamos que contar historias como la de José. Tu café diario o la cerveza del fin de semana pueden salvar la vida de estos preciosos niños. Piénsalo.

Si pinchas aquí serás parte de nuestro equipo.

No Comments

Post A Comment

Acepto la política de privacidad

RESPONSABLE: Asociación Mundo Orenda | Finalidad principal: Poder contestarte al mensaje que me envíes con este formulario de contacto. Envío de mis artículos del blog, novedades. | LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. | DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal |DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. | INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y el Aviso legal. *

Translate »

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar